NUESTRAS OFICINAS PERMANECERÁN CERRADAS TEMPORALMENTE. OFRECEMOS TODOS NUESTROS SERVICIOS DE FORMA TELEMÁTICA.
27 enero, 2021

«Mamá, ya soy mayor»

Cuando eres madre toda tu energía se concentra al hacer crecer los hijos felices, alegres, autónomos….y que lleguen a hacer su camino con pasas seguras y firmes.

Paralelamente al crecimiento de los hijos también hay un gran aprendizaje de los padres. Aprendemos con ellos. Ellos nos lo enseñan todo. Ellos nos hacen más ¨sabios¨, nos abren las puertas a nuevos retos, en nuevos mundos. Y nos dan grandes lecciones. Lecciones que nos harán mejores personas y que nos harán cuestionarnos, reflexionar y relativizar muchas cosas de la vida.

Y con todo este aprendizaje llega un momento que ¨toca¨dejarlos volar. Dejar que inicien su trayectoria vital, su viaje, su vida. Sus sueños.

Y es esto el que volamos por nuestros hijos.

Hay una canción que me gusta mucho de ¨Maldita Nerea¨que dice así:

Toma mí corazón

que late más fuerte

cuando viene que el tuyo está bien

Que tose ojos brillan

y a los sueños quieren volver

Para que nada malo puede suceder

Y que seas siempre lo que tú quieras ser

Y es cierto que algunas veces, ¨algo malo puede suceder¨. Y sucede . Y no estamos preparados ni sabemos bastante para hacerle frente. Como hacer frente a una situación inesperada, tremendamente dolorosa y que te rompe el coro? Y este algo malo¨como es lo TCA lo cambia todo. Y tienes que volver a empezar de nuevo a hacer frente a nuevos retos, a hacer nuevos aprendizajes.

Como madre tuve que hacer grandes aprendizajes, aprender a estar a su lado tal como ella me necesitaba. Y cuando un día me dijo ¨mama ya soy grande, soy yo quien decide si pido ayuda o no¨. A aquellas alturas, después de años de lucha, yo sabía que estas palabras no las decía mi hija, las estaba diciendo el monstruo de la enfermedad.

Pero es así. Cuando nuestros hijos son mayores de edad deciden ellos. A pesar de que no estén bueno y tengan su pensamiento secuestrado por un maldito monstruo.

A los padres ¨solo¨nos queda estar a su lado de una manera incondicional. Y dique ¨solo¨con comillas porque este solo es mucho. Porque puedes estar de muchas maneras e importa mucho cómo estés. Respetando su tiempo, empoderándolos para que tomen sus decisiones, apoyándolos, estimándolos mucho e incondicionalmente y confiando en ellos.

De este modo, aquella parte de su pensamiento que todavía está sana, se encamina hacia la demanda de ayuda, se encamina hacia la lucha y hacia la liberación. Se encamina a buscar una vida mejor, libro de las cadenas del trastorno. Y lo hacen porque así lo han decidido ellos. Esta motivación, esta certeza que solo queda la lucha, los llevará a superarlo.

Y nosotros , que habremos estado a su lado, que habremos hecho lo posible e imposible para hacer que el muro de la enfermedad que se interpone entre nosotros fuera cada día más frágil, nos sentiremos inmensamente orgullosas y aligeradas.

Y entonces podremos decir como dice la canción de Maldita Nerea

¨Y que seas siempre lo que tú quieras ser¨.

Bàrbara