NUESTRAS OFICINAS PERMANECERÁN CERRADAS TEMPORALMENTE. OFRECEMOS TODOS NUESTROS SERVICIOS DE FORMA TELEMÁTICA.

¿Qué se puede hacer desde la escuela?

Señales que nos pueden hacer pensar en que algo no va bien…

En relación con la alimentación:

  • Podemos detectar que un alumno/a cambia su manera de comer: come más lento, puede que coma de pie, que esté alerta si estamos «controlando”,  desmenuza o esconde la comida,…
  • Incrementará el interés por un estilo de alimentación «más saludable», por las dietas o por nuevas tendencias alimentarias.
  • Podemos observar que el alumno/a va al baño más a menudo y cada vez pasa más tiempo cerrado.

En relación a la imagen corporal:

  • Podemos detectar una pérdida considerable de peso en poco tiempo.
  • Detección de comentarios por parte del alumno de insatisfacción personal o de baja autoestima.
  • Consecuencias producidas por la desnutrición: palidez, mareos, caída del cabello, sequedad de la piel,…

En relación con el comportamiento:

  • A la larga podemos notar cambios en el rendimiento académico (ya sea que están más desconcentrados/as por la falta de energía, o que se exigen mucho para sacar buenas notas).
  • Puede que la persona tenga cambios de humor frecuentes: irritabilidad, agresividad, ansiedad, depresión, …
  • Podemos observar que el alumno está más tiempo solo o que surgen más conflictos con su grupo de amigos, un aislamiento social que no es propio del alumno.
  • A pesar de estar más cansados​​/as, pueden empezar a hacer ejercicio físico de forma muy intensa con la intención de bajar de peso.

Cómo actuar

1. Hablar con el alumno

  • No confrontar el síntoma de manera directa, sino acercarse al alumno y preguntar qué es lo que le pasa.
  • No sirven los mecanismos de control, castigo o amenaza. Acercarnos desde la preocupación por su bienestar emocional.
  • Sentarse tranquilamente y explicarle con exactitud lo que se ha notado sin ahorrar ningún detalle.
  • Insistir para que pida ayuda a profesionales. Y, orientarlos explicando todas las   opciones que tienen.

2. Hablar con los padres

  • Comentar que nos preocupa y orientarlos de dónde pueden buscar ayuda.
  • Remarcar que estamos hablando de un problema grave en el que hay que actuar cuanto antes se pueda. No se debe dejar pasar.
  • Apoyarlos desde la escuela y ser todos “un equipo”

3. Desde la escuela

  • Podemos buscar espacios para trabajar la autoestima y un estilo de vida saludable.
  • Proponer actividades para desarrollar un pensamiento crítico en torno a las redes sociales.
  • Promocionar el respeto entre los compañeros y darles herramientas para hacer frente a las burlas y críticas.