Información y ayuda

93 454 91 09

(Necessites javascript per veure aquest correu-e)

Lunes - Jueves: 9-14h y 15-20h
Viernes: 9-14h

Otros trastornos de la conducta alimentaria

El DSM-V, la última versión del manual psiquiátrico internacional que contiene los criterios para diagnosticar los trastornos mentales, incluye trastornos como la pica, el trastorno por rumiación y el trastorno de la ingestión alimentaria de inicio en la infancia, dentro de los trastornos de la conducta alimentaria, a diferencia de la anterior edición, el DSM-IV, que los incluía dentro de los trastornos iniciados en la infancia o la adolescencia.

A continuación detallamos en qué consisten estos trastornos considerados, actualmente, trastornos de la conducta alimentaria:

Pica

La Pica es un trastorno que consiste en ingerir sustancias no nutritivas como, por ejemplo, arena o yeso. Es más habitual durante la infancia, y en algunos casos se presenta en niños que tienen autismo o un retraso mental.

Los criterios para diagnosticar pica son:

  • Ingestión persistente de sustancias no nutritivas durante un período de al menos 1 mes.
  • La ingestión de sustancias no nutritivas es inadecuada para el nivel de desarrollo.
  • La conducta ingestiva no forma parte de prácticas sancionadas culturalmente.
  • Si la conducta ingestiva aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental (p. Ej., retraso mental, trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia) es de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente.

Trastorno por rumiación

Este trastorno se caracteriza por regurgitaciones repetidas de alimento, que van del estómago a la boca, para volver a masticar. Estas regurgitaciones repetidas hacen incompatible el mantenimiento de un peso adecuado.

Los criterios para diagnosticar trastorno por rumiación son:

  • Regurgitaciones repetidas, sin náuseas o enfermedad gastrointestinal asociada, durante al menos un mes, después de un período de funcionamiento normal.
  • Pérdida de peso o incapacidad para alcanzar el peso normal.

Trastorno de evitación/restricción de los alimentos

Este trastorno implica un rechazo a la alimentación y variaciones extremadamente caprichosas de lo que es una conducta alimentaria normal. Puede acompañarse de trastorno por rumiación.

Los criterios para diagnosticar trastorno de la ingestión alimentaria de la infancia son:

  • Alteración de la alimentación manifestada por una dificultad persistente para comer adecuadamente, con incapacidad significativa para aumentar de peso o con pérdidas significativas de peso durante al menos 1 mes.
  • La alteración no se debe a una enfermedad gastrointestinal ni a otra enfermedad médica asociada (p. Ej., Reflujo esofágico).
  • El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. Ej., Trastorno de rumiación) o por la no disponibilidad de alimentos.
  • El inicio es anterior a los 6 años de edad.
  • Família que acompaña con amor y firmeza
  • Persona con consciencia de la enfermedad y motivación por el cambio
  • Escola que actua amb rapidesa i coneixement davant un cas
  • Tratamiento especializado
  • Mejora significativa del pronóstico de curación