Información y ayuda

93 454 91 09

(Necessites javascript per veure aquest correu-e)

Lunes - Jueves: 9-14h y 15-20h
Viernes: 9-14h

Señales de alerta que nos pueden hacer sospechar que existe un TCA

Las señales de alarma son aquellos comportamientos que pueden estar relacionados con la posible existencia de un trastorno de la conducta alimentaria (TCA). No se tratan de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad. Para diagnosticarla es indispensable que la persona que parece estar sufriendola sea evaluada por profesionales de la salud mental. Pero a pesar de no ser válidos para diagnosticar un TCA, son señales que pueden informarnos sobre la presencia de la enfermedad, de modo que es recomendable que ante estas señales se consulte con un equipo de profesionales.

¿Qué señales pueden advertirnos d'un possible TCA? 

En relación a la alimentación:

  • Utilización injustificada de dietas restrictivas 
  • Estado de preocupación constante por la comida 
  • Interés exagerado por recetas de cocina 
  • Sentimiento de culpa por haber comido 
  • Comportamiento alimentario extraño (velocidad ingesta, comer derecho, etc) 
  • Levantarse de la mesa y encerrarse en el baño después de cada comida 
  • Aumento de la frecuencia y cantidad de tiempo que está en el baño 
  • Evitar comidas en familia 
  • Rapidez con la que se acaba la comida de casa 
  • Encontrar comida escondida, por ejemplo, en su habitación 
  • Encontrar grandes cantidades de restos de comida, envoltorios, etc. en su habitación o en la basura. 

En relación al peso:

  • Pérdida de peso injustificada 
  • Miedo y rechazo exagerado al sobrepeso 
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva con el único objetivo de adelgazar
  • Práctica del vómito autoinducido 
  • Consumo de laxantes y diuréticos 
  • Amenorrea (desaparición del ciclo menstrual durante, como mínimo, 3 mesos consecutivos) si es mujer, como síntoma debido a la desnutrición
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello, etc. 

En relación a la imagen corporal:

  • Percepción errónea de tener un cuerpo grueso
  • Intentos de esconder el cuerpo con ropa ancha, por ejemplo 

En relación al comportamiento:

  • Alteración del rendimiento académico o laboral 
  • Aislamiento progresivo 
  • Aumento de la irritabilidad y agresividad 
  • Aumento de los síntomas depresivos y/o la ansiedad 
  • Comportamientos manipulativos y aparición de mentiras

¿Cómo podemos ayudar a una persona que nos preocupa?

Es muy importante ser honesto, directo y comprensivo. Hace falta sentarse tranquilamente y explicarle con exactitud lo que se ha notado sin ahorrar ningún detalle. Se debe decir a la persona que realmente se está muy preocupado por lo que sucede y se le debe hacer saber que, como te importa realmente, te gustaría ayudarla. Se puede decir: “Me parece que, quizás, tienes un desorden alimentario o problemas con la comida”. No la acuses, condenes ni le hagas confesar nada;  sé su  puntal pero no quieras ser su terapeuta.

Sugiere ayuda profesional. La mayoría de gente responde mejor si se le dan diferentes opciones. Por ejemplo podemos decirle: “¿Por que no llamas a la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia?” , “Podrías obtener más información en un grupo de ayuda mutua” o “Podrías pedir hora a un nutricionista”. Puedes ofrecerte a acompañarlo/a para obtener ayuda.

Si el/ella se resiste a ser ayudado/a o bien niega el problema, es posible que no se trate de esto ya que puede ser que no esté preparado/a para admitir que tiene un problema. No le ayudes a negarlo con tu silencio. Háblale de las cosas que observas y que te preocupan. No puedes obligarle a buscar ayuda, pero puedes hacerle saber a donde puede dirigirse o llamar para pedir información, hasta puedes sugerirle que empiece por hacerse un examen médico. Reafírmale que estás dispuesto/a a hablar del problema, pero solo si quiere y en el momento que considere oportuno. No te pelees por el tema de la comida o el peso.

Los amigos, los compañeros y los miembros de la familia tienden a implicarse demasiado en los problemas de la persona afectada. Es necesario recordar que en los trastornos alimentarios intervienen aspectos de control y si se intenta controlar a la persona, esta siempre ganará. No se ha de intentar manipular con sobornos, recompensas, castigos o culpabilidad. Ninguna de estas tácticas funciona. La clave está en hacerle sentir nuestro soporte.

Tanto si la persona está en tratamiento como si no lo está, no cometas el  error de intentar cambiar su comportamiento. Que sea el/ella quien lo haga, ya que es el único/a que puede cambiarlo. Si te implicas en exceso, puedes enfadarte y acabar quemándote. Aunque sea frustrante, esto es todo lo que puede hacer un amigo. Solo/a no podrás hacer que la persona se cure ni tampoco has de asumir esta responsabilidad tu solo/a.

SI CONSIGUES QUE LA PERSONA SE RESPONSABILICE DE SU COMPORTAMIENTO, MIENTRAS LA TRATAS CON DIGNIDAD  Y COMPRENSIÓN, ES MUY PROVABLE QUE ESTA BUSQUE AYUDA Y EMPIECE A CAMBIAR.

  • Família que acompaña con amor y firmeza
  • Persona con consciencia de la enfermedad y motivación por el cambio
  • Escola que actua amb rapidesa i coneixement davant un cas
  • Tratamiento especializado
  • Mejora significativa del pronóstico de curación